Cada vez hay más gente que tiene su propia página web: no hace falta que sea una empresa la que haya detrás, porque la marca personal es muy importante hoy día, y para ello se puede utilizar un blog. A partir de ahí, esta plataforma se convertirá en lo que quieras.

Desde un lugar donde vender directamente los productos hasta hacer recomendaciones o simplemente compartir contenidos que te interesen. Aunque estas páginas tienen que adaptarse a los móviles, ya que estos son los dispositivos en los que más se navega. Por eso, una buena idea puede ser la de convertir tu web en una aplicación y subirla a las tiendas para que más personas puedan conocerte. Si te llama la atención esta idea, estos tips te ayudarán.

Mejora el diseño todo lo que puedas

Antes de convertir la página en una app, es importante que el diseño se adapte todo lo que se pueda al público al que nos interesa llegar. Por ello, repasa todo el contenido y la estructura interna de la página, haciendo especial hincapié en aquello que puede que no se ajuste bien del todo a una pantalla de tamaño reducido. Si lo necesitas, recurre a un experto en diseño web para empresas en Huelva que te ayude a hacer los retoques necesarios.

Lo más importante es que la aplicación sea rápida, así que tendrás que hacer lo mismo con tu web. Así, la conversión será mucho más sencilla, como reconocen desde http://www.desarrollo-webs.com/.

No te conformes con verlo en tu smartphone

Antes de empezar a convertir tu página en una aplicación, prepárate para poder verlo todo lo mejor posible. Es verdad que será en estas pequeñas pantallas en las que lo verán tus seguidores, pero lo mejor es poder verlo en una más grande antes de lanzarla a la tienda de aplicaciones.

Por eso, instala en tu ordenador un programa que te permita hacer todas las pruebas que quieras. Bluestacks es una de las mejores opciones, ya que se puede instalar tanto en un PC como en un Mac, así que no importa con qué equipo trabajes. Además es gratis, así que descargar Bluestacks no te supondrá un gasto adicional en tu proyecto de crear una aplicación propia.

La ventaja de ver las primeras versiones desde una pantalla de ordenador es que podrás detectar mejor esos errores que pueden hacer que la app no funcione todo lo bien que debería, o que haya detalles que alguien pueda detectar mientras que a otros les pasen desapercibidos. Hay gente muy exigente, a la que no le tiembla el pulso a la hora de señalar defectos que todo el mundo verá después. Por eso, lo mejor es encontrarlos antes y eliminarlos.

¿En qué plataformas la vas a lanzar?

Después de todos los pasos previos a la creación de la aplicación, piensa en cuáles son las plataformas en que te interesa estar. Si quieres llegar al mayor número de usuarios, tendrás que poder lanzarla en la App Store de Apple y en la Google Play Store, aunque puede que solo quieras estar en una de ellas por los motivos que sea. Puede que no te parezca relevante, pero de ello dependerá el desarrollo app que habrá que hacer, así como el lenguaje de programación en el que hacerlo, porque cada plataforma maneja uno diferente y todo funciona mucho mejor cuando se hace de forma nativa, aunque también sea capaz de funcionar con estándares como el popular html 5.

¿Ya lo tienes todo listo? Es el momento de convertir tu web en una app y aumentar el número de usuarios que se conectan. Aunque este es un primer paso y tendrás que seguir trabajando para seguir ofreciendo a los usuarios algo que les convenza de seguir conectados.