En estos últimos años se ha visto un considerable aumento de teléfonos móviles con capacidad táctil. Por ello muchos usuarios de este tipo de dispositivos se preguntan, cual es la fórmula para sacarle el máximo beneficio  a su teléfono.

 

 

La optimización de un Android pasa por varios factores a tener en cuenta:

–         CANTIDAD DE MEMORIA UTILIZADA.

 

A pesar de que hoy en día la memoria que nos ofrecen estos dispositivos suele rondar los 2GB, es necesaria saber administrarla. La mayoría de usuarios optan por agregar una tarjeta de memoria sd externa, la cual nos ofrece la posibilidad de almacenar mucha más información. No obstante es interesante que la memoria interna del teléfono sea única y exclusivamente para cargar aplicaciones ya que nos ira más fluido y rápido.

 

–         USO DE INTERNET.

 

El uso de internet en un android va necesariamente vinculado a su procesador y capacidad de cargar imágenes y videos. Lo ideal sería buscar un reproductor que no consuma mucha memoria y además ofrezca un rendimiento óptimo. Podéis buscar por la red hay multitud de ellos y adaptaros al que más os convenga.

 

–         APLICACIONES.

Todos los dispositivos no aguantan todas las aplicaciones, algunas incluso solamente son posibles ejecutarlas a partir de un cierto procesador por ejemplo que sea de doble núcleo o que la velocidad sea superior a 1Ghz. Es muy aconsejable que el usuario vaya probando aplicaciones similares hasta dar con la que realmente le interesa tanto por consumo de batería como por rapidez de ejecución.

 

–         ICONOS DISPONIBLES.

Tenemos que tener en cuenta la premisa que cuanto más iconos tengamos en la pantalla principal de Android más batería gasta y más lento va el sistema. Recomiendo encarecidamente que tengamos en nuestro móvil solo aquellos que utilizamos frecuentemente. Los demás los podemos dejar dentro del menú si no los utilizamos lo suficiente.